inicio
quién soy
servicios
para saber más
contacto
TDAH


Problemas de conducta

Los problemas de conducta los podríamos definir como todas aquellas manifestaciones más leves de comportamientos disruptivos del niño o del adolescente, que básicamente necesitan la implantación de unos límites y unas pautas de actuación bien definidas para poder erradicar del comportamiento habitual del niño.

Dentro de estas conductas están los problemas de desobediencia, problemas con los estudios por falta de hábitos y rutinas, gritos, insultos, mentiras y rabietas, problemas en la alimentación (sólo come lo que le gusta, o tarda mucho en comer) o en el sueño (no sabe conciliar solo el sueño, se despierta muchas veces durante la noche ...)

La mayoría de los problemas de conducta, por no decir todos, tienen como base una ausencia de rutinas y hábitos, una carencia de establecimiento de límites y normas, una incoherencia o inestabilidad de las normas aplicadas, un estilo educativo permisivo o sobreprotector o una ausencia de consecuencias a los comportamientos negativos. Por tanto, la actuación más adecuada en estos casos es establecer un estilo educativo con autoridad positiva e implantar normas y límites adecuados a la edad del niño para que pueda reconducir su conducta. Puede parecer una tarea difícil, pero aplicada con preseverància y coherencia dará bien pronto sus frutos.


Trastornos de conducta

En general los niños o adolescentes con trastornos de conducta se caracterizan por tener unos patrones de conducta más hostiles, más transgresores o más agresivos que los descritos anteriormente y que, si no son tratados por la familia, con o sin ayuda de un especialista, llegarán a ser un gran problema tanto para el chico o chica como para la familia.

Dentro de esta categoría los trastornos más conocidos son:

- Trastorno negativista desafiante (TND): Los sujetos que presentan este trastorno se caracterizan por oponerse continua y sistemáticamente a las normas establecidas. Intentan siempre imponer su criterio desafiante y desobedecer las reglas del adulto. Y cuando no lo consiguen explotan en rabietas, rompiendo objetos y, a veces, en autolesionarse. Suelen mostrar este comportamiento más fácilmente en casa que fuera de ella o con personas extrañas. Son niños con una baja tolerancia a la frustración, con bajo control de sus emociones y nunca asumen la responsabilidad de sus actos.

- Trastornos Disocial (TD): Este trastorno tiene una base genética. Las personas que lo presentan actúan de manera que pueden violar los derechos fundamentales de los demás e incumplir leyes sociales: escaparse de casa, robar, mentir con frecuencia, mostrar crueldad con personas o animales, amenazar, meterse en peleas, manipular ...

El pronósitico de estos trastornos dependerá de la edad de aparición de estos comportamientos, de la gravedad o intensidad en que se presentan estas conductas no apropiadas, de la ausencia o no de pautas educativas en la familia o de la presencia de violencia en el entorno próximo.

En general, y como conclusión, hay que decir que desobedecer, enfadarse o intentar saltarse las normas, son conductas absolutamente normales en todos los niños. Con estos comportamientos los niños nos intentan demostrar su disconformidad ante una situación y mostrarnos sus sentimientos hacia ella. Es muy importante que lo hagan, porque así desarrollarán su inteligencia emocional. Pero nosotros, los adultos y los padres, debemos estar allí para enseñarles a conocer y a controlar estas emociones y a saberlas expresar en la medida adecuada para que no terminen siendo una amenaza para el buen funcionamiento tanto personal como familiar.



info@espaipersonal.com | 639 44 79 19
Todos los derechos reservados a espai personal

 

 

 

Espai Personal tdah dislexia otros trastornos conducta adopcion refuerzo escolar tecnicas de estudio